La Casavecchia: ¿Qué esperar de la nueva cepa Argentina de vino?

La Casavecchia es una cepa de uva extremadamente rara, originaria de la Campania, al suroeste de Italia. La uva es tan poco usada que una leyenda en la zona cuenta cómo ésta provino de una única vid hallada entre unas ruinas en Pontelatone. De esta vid se tomaron algunos recortes, los cuales se sembraron y dieron origen a la variedad conocida como Casavecchia, cuyo nombre significa “casa vieja” en italiano.

Aunque poco producida en parte debido a la rareza de la uva y la dificultad de su siembra, la cepa ha ganado popularidad durante los últimos años, haciendo así que sus vinos sean conocidos y buscados entre entusiastas. A esta relativa rareza podemos atribuir que la cepa haya sido recientemente agregada a la lista de variedades aptas para elaborar vinos finos en Argentina, en parte además gracias al reciente empujón dado por Doña Paula, quienes la han estado cosechando para producir vinos mixtos durante los últimos años, y quienes sin duda han visto una oportunidad importante en la producción de vinos puros de esta cepa, reconocida principalmente por su rareza, los cuales no son comúnmente vistos en el continente americano.

Los vinos producidos con Casavecchia (que algunos investigadores consideran la uva responsable por el vino Trebulano, el cual fue elogiado por Pliny el Viejo en su Naturalis Historia) tienden a tener cuerpo intermedio, y suelen llevar aromas de hierbas secas o frutos negros, usualmente acompañados de tonos vegetales y con coloración ruby con tonos morados. En cuanto a sabor, el vino es famoso por su acidez, aunque puede ser usado para vinos con sabores más neutros según cómo se produzca.

Ahora que empieza a ser sembrada esta uva en varias partes del mundo, quizás pronto todos podamos experimentar en persona aquel vino tan delicioso que hacía a los antiguos habitantes del sureste de Italia delirar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *