Uno de los viñedos más importantes del Perú, y uno de los principales exportadores de vinos de la nación hacia el mundo, es Intipalka. Localizado, como la mayoría de los viñedos importantes, in Ica, Intipalka trae consigo una tradición vitivinícola que data del siglo XIX, mantenida generación tras generación con un sello de calidad obtenido tanto por la larga tradición como por su historial como productor y exportador, en este caso de la mano de Viñas Queirolo.

Intipalka, que significa “Valle del Sol” en quechua, debe su nombre precisamente a los valles de Ica, donde estos vinos son producidos. Específicamente, los viñedos de Intipalka están localizados a pie de las montañas Andinas, justo en el valle entre la cordillera y la costa.

Como muchos de los viñedos del Perú, Intipalka es reconocido principalmente por su Pisco, aunque en recientes años ha aumentado tanto la producción como la calidad de sus vinos, convirtiéndose así en uno de los principales exponentes vitivinícolas del Perú.

El vino más conocido de Intipalka es el Tannat, cuya cepa de uva proviene de Francia y que en Latinoamérica sólo es común en Uruguay y Argentina, haciendo de este vino uno único dentro de la gastronomía nacional peruana. Más suave y frutal que su equivalente francés, el Tannat peruano suele servirse seco, esto gracias a que la variedad local y los recientes experimentos con el uso de la uva le han dado un gusto considerablemente más agradable que el de su predecesor europeo.

Otros vinos de Intipalka conocidos incluyen el Malbec, el Cabernet Sauvignon mezclado con Petit-verdot, el Syrah, el Chardonnay, y el Sauvignon Blanc. Intipalka posee también un catálogo de vinos mezclados, ideal para aquellos entusiastas que prefieran los sabores mixtos.

Intipalka es hoy en día el principal vino peruano de exportación, y su casa madre, Viñas Queirolo, una de las más importantes haciendas del Perú. Una familia de vinos que no te debes quedar sin probar.